El poder de la sonrisa, el abrazo y la mirada

Lic. Evangelina Ripa

Comunicándonos sin palabras

sonrisaabrazoLa mirada, el abrazo, el beso, la sonrisa, son las primeras formas que tenemos de vincularnos con nuestros hijos desde que nacen, siendo esenciales para su desarrollo neurocognitivo, físico, afectivo.

En las expresiones de afecto físicas se combina nuestra personalidad con la del hijo.

Fruto de nuestro temperamento y de la educación que recibimos podemos tener tendencia a ser muy efusivos o poco demostrativos de nuestros sentimientos.

A su vez, el temperamento de nuestros hijos también puede variar desde los más extrovertidos que transparentan más fácilmente sus sentimientos, a los más tímidos a quienes les cuesta tener iniciativa de iniciar un contacto en la comunicación.

Más cambios se producen además con motivo de la edad: cuanto más pequeños más necesario es el contacto físico, mientras que en la cambios de la edadadolescencia, pueden hasta rechazarlo, por ser una etapa en la que el descubrimiento de la propia intimidad y la necesidad de diferenciarse del adulto, de tomar distancia de los padres, les hace evadir a veces las expresiones de afecto o preferir otras formas distintas a la infancia.

Ante esta variedad de características y circunstancias tanto en nosotros como en nuestros hijos, tendremos que desarrollar el arte del justo medio y la adaptación

  • Justo medio para autoregularnos de tal forma de evitar extremos: ser demasiado efusivos o muy poco expresivos de tal forma que eso moleste a nuestros hijos o bien les haga sentir una falta de cariño
  • Adaptación: para acomodarnos a lo que cada hijo necesita y a los momentos del día y etapas que va atravesando.

De todas las demostraciones de afecto físicas 
que podemos profundizar les proponemos 
detenernos en la sonrisa, el abrazo  y la mirada.

 

El poder de la sonrisa

En esta ponencia de 16 minutos, Mario Alonso Puig, conocido médico especialista en cirugía general y del aparato digestivo y conferencias, nos ilustra a través del caso de una paciente el poderoso efecto que tienen nuestros pensamientos y gestos en nuestro cuerpo y en nuestros vínculos.

(haga click en la imagen para ver el video)

El efecto de la mirada y la oportunidad de la palabra

Benjamín Zander es un director de orquesta británico, nacionalizado estadounidense, que desde 1979 dirige la Boston Philharmonic Orchestra. Se destaca por su interpretación de obras de Anton Bruckner y Gustav Mahler y por brindar conferencias ilustrativas antes de sus conciertos.

Junto a su esposa han escrito el libro  El Arte de lo posible, traducido a 17 idiomas.

En este fragmento de una conferencia, expone dos reflexiones valiosas respecto al efecto de nuestra mirada y nuestras palabras, sobre aquellos con quienes nos relacionamos.

(haga click en la imagen para ver el video)

Son dos reflexiones que como padres

podemos aplicar a las actitudes cotidianas

que desarrollamos hacia nuestros hijos.