Equipo de profesionales

Fundación Créscere:

Laura Zavattieri: Profesora de Enseñanza Primaria. Psicopedagoga. Profesora en Cs Psicopedagógicas (Universidad Católica Argentina). Consultor Familiar (ASI Educación Familiar). Mediador Escolar (Colegio Psicopedagogos). Performance Coaching Organizacional.(Instituto Coaching Organizacional). Ha sido directora de instituciones educativas, asesora, y docente en nivel primario, segundario y universitario. Consultorio particular. Conferenciasta nacional e internacional. Asesora y capacitadora de Fundación Créscere.

Cecilia Scarafía: Prof. y Lic en Cs de la Educación. Consultor Familiar (ASI Educación Familiar). Orientadora Familiar en un centro de Orientaciòn Familiar. Capacitadora en cursos para padres, docentes, empresas, adoloescentes sobre temas de desarrollo humano, educación y familia. Desarrollo y seguimiento de  programas educativos en la Fundación Créscere.

Marcos Samaja: Lic en Psicología. Prof Universitario. Atención profesional particular. Capacitador en programas para padres, docentes y adolescentes en la Fundación Créscere y otras organizaciones

Ernesto Puig: .Casado desde hace 40 años tiene tres hijos y 2 nietos. Ha sido director y docente en instituciones educativas. Licenciado en Estrategia y Organización.  Técnico en Orientación Familiar. Fue docente  en EGB y Polimodal. Capacitador de la Fundación Créscere y otras organizaciones en temas de familia, organización y planeamiento y  relaciones interpersonales.

Natalia Ruffo:Psicopedagoga (Universidad Católica Argentina, Facultad de Humanidades, Mendoza). Ha realizado actividades de orientación psicopedagógica en consultorio e instituciones educativas. Gabinete psicopedagógicoy tutoría en colegios rurales y urbanos.Dictado de cursos de PEI nivel I y II, del Dr. Feuerstein. Capacitadora programas para docentes y adolescentes, en la Fundación Créscere. 

Consultores externos:

Alejandro Castro: Psicopedagogo Institucional, MP 151 (Universidad Católica Argentina) Lic. en Gestión Educativa (Universidad del Aconcagua ‐ Argentina)  Especialista en Gestión de la Convivencia Social y Escolar. Profesor universitario. Conferencista nacional e internacional. Escritor de numerosos libros sobre temas de educación.

María Rosa Franch: Contadora y Orientadora Familiar (Universidad de Navarra) Mediadora Post grado en Psicología Cognitiva Postracionalista.Con experiencia en Planificación de cursos de formación de directivos, docentes y padres. Asesoramiento a docentes y padres. Conferencista. Cofundadora de ASI Educación Familiar. Madre de 6 hijos y abuela de 21 nietos. 

Consultoria Familiar

Puedes dejar aquí tu consulta, para ser respondida por nuestro equipo de profesionales.

Quiero hacer una consulta

 

Caprichos a los 5 años

Consulta:

Tengo un hijo de 5 años que era muy tranquilo y dócil y últimamente se ha puesto muy sensible y hace caprichos por cualquier cosa.

Lo reto pero se enoja más y no sé cómo ayudarlo cuando se pone así. Me saca de las casillas y termino gritándole y no querría hacerlo.

Respuesta:

Los caprichos o berrinches son normales en esta etapa. El niño va tomando conciencia de su propia identidad diferente de la del adulto y necesita reafirmarla.

Esta etapa requiere una gran paciencia y a la vez firmeza por parte de los padres.

Es difícil mantenerse serenos aún cuando los berrinches son largos. Algunas cosas que pueden ayudarnos son:

1- normalizar: pensar que es normal lo que les está sucediendo, y que luego con el tiempo y con nuestra ayuda, lo superarán.

 

FAMILIAR - ¿Cómo establecer límites?

Consulta: Tengo un grupo de alumnos al cual me cuesta establecer los límites porque estan siempre desafiando. ¿Cómo logro establecer limites?

Respuesta: Qué bueno que te plantees esta dificultad y busques nuevas vías para lograr manejar este grupo. Desafiar límites es una conducta típica en algunas edades evolutivas (entre los 3 y 5 años y en la etapa de la adolescencia) y también puede darse en otras etapas por factores temperamentales o situaciones que vive el niño.

Algunas claves en el manejo de límites de un niño, adolescente o grupo de clase son:

1 - Combinar ternura y firmeza, afecto y corrección oportuna.

2- Centrarse en la conducta a corregir, sin descalificar o juzgar a la persona

3- Establecer con claridad las consecuencias que tiene la transgresión de una norma y aplicarlas, de lo contrario si no se ven consecuencias, se fomenta la conducta no deseada.

4- Ver la conducta desafiante como una dificultad del alumno en crecimiento para autocontrolarse más que un “ataque personal” hacia el educador.

5- Actitudes del educador que favorecen el ser respetado: además de ternura y firmeza, buen humor, coherencia entre lo que se dice y se hace, empatía, respeto por el otro, idoneidad (prestigio profesional, es decir realizar bien la propia tarea).