Estrés docente: cómo afrontamos las dificultades

Cada persona posee un modo específico de afrontar el estrés que juega un papel importante en la aparición y/o agravamiento de una amplia gama de patologías.

¿Qué es el estilo de afrontamiento? Eloísa Guerrero Barona lo define como “aquellos esfuerzos cognitivos y conductuales constantemente cambiantes que se desarrollan para manejar las demandas específicas externas y/o internas que son evaluadas como excedentes o desbordantes de los recursos del individuo”. Están internalizados en nuestra forma de ser pero pueden modificarse.

Existen estrategias: 

  • “Paliativas”. Consisten en procesos cognitivos encargados de disminuir el grado de trastorno emocional que genera una situación estresante (como años de calificaciones negativas de los alumnos). Una estrategia del tipo sería aprobar a todos disminuyendo la exigencia.
  • “Instrumentales”. Implican intentar modificar el estresor, analizando la situación y buscando alternativas de solución. Por ejemplo, el generar nuevas estrategias ante calificaciones negativas permanentes por parte de los alumnos.

Las estrategias de afrontamiento “instrumentales” o centradas en el problema son más efectivas que las centradas en la respuesta emocional o “paliativa”. Las instrumentales previenen el desarrollo de las distintas enfermedades mientras que las paliativas son contraproducentes.

A través de actividades de taller personal, aplicación de conceptos y ejercicios prácticos, se puede mejorar nuestra capacidad para reaccionar positivamente frente a las dificultades del ambiente.

“Las estrategias de afrontamiento ‘instrumentales’ o centradas en el problema son más efectivas que las centradas en la respuesta emocional o ‘paliativa’”