Padres, compañeros privilegiados de la Orientación Vocacional

Los padres ejercemos una enorme influencia sobre nuestros hijos. Tomar conciencia de ello es un primer paso para que cuidemos lo que queremos transmitirles y no sea otro el mensaje que “se filtre” a través de nuestras palabras, gestos y silencios.

El aporte de los padres para el proceso de Orientación Vocacional es muy importante. Los vimos jugar de pequeños, disfrutamos cuando una materia les gustaba y se apasionaban contando lo que les enseñaban. Todo esto habla de los sueños, anhelos, intereses y gustos de nuestro hijo, una información pilar.

Para elegir una carrera otro pilar clave es conocer la oferta educativa y el mundo laboral, y en estos los papás tenemos para aportar. La oferta ha aumentado mucho y nosotros a través de la experiencia en el mundo laboral podemos ayudar a nuestros hijos a conocer en qué consisten las carreras y cuál es su salida laboral.

Lo que sí, debemos evitar los preconceptos que tenemos de algunas carreras para no transmitir miradas pesimistas. Antes es bueno informarse, conocer e incluso hablar con profesionales que se desempeñan en esa profesión.

Algunas ideas claves para que nuestra influencia sea positiva:

  • Manejar nuestra propia ansiedad.
  • Tener claro cuáles son mis valoraciones personales de las carreras.
  • No dar respuestas ya hechas sino preguntas e ideas que ayuden al adolescente a ser él mismo el que toma la decisión.
  • Escucharlos, alentarlos a hablar, a pensar cómo son, a plantear cuáles son sus temores frente a la elección.
  • Contactarlos con conocidos que sean buenos referentes profesionales

El aporte de los padres para el proceso de Orientación Vocacional es muy importante. Sabemos qué les gusta y tenemos experiencia en el mundo laboral.