Cómo aprovechar la TV educativamente

No todo es negativo en televisión. Sería injusto no detenerse en las ventajas que ofrece su información rápida y universal, o los sentimientos de solidaridad despertados al ver acontecimientos y tragedias. Mc Luhan asegura que la televisión ha convertido al mundo en una pequeña aldea donde nada sucede que no sea inmediatamente visto y conocido.

1- La TV como recurso didáctico: El medio que estudiamos permite también disponer de un rico material didáctico escolar, tanto para distintas campañas educativas como para ampliar conocimientos culturales, intelectuales, estéticos, etc. Existen canales que tratan temas históricos y geográficos con gran riqueza de recursos técnicos y artísticos, tales como National Geographic, Animal Planet, History Channel u otros dedicados a la salud, como otros temas de interés pasados por canales comunes. Su conjunto ofrece ilustraciones excepcionales y pasados en las aulas por videos, son ocasión de variar, atraer y promover la atención. También los son biografías de personajes célebres. En el caso de Ghandi, presenta épocas y países no tan conocidos como es la India y sus costumbre y culturas. Ciencias Naturales encuentran por esas vías un cauce enriquecedor y atractivo. Con todo este tipo de videos, se puede ir formando una videoteca en la escuela que tendrá el beneficio de estar a disposición en cualquier momento que se la requiera. También se puede estimular, según los medios con que se cuente, a los alumnos a producir sus propias filmaciones del barrio, visitas a fábricas, bodegas, etc. Otra tarea importante es llevar al aula teleseries muy comentadas o programas de gente famosa para comentar con objetividad y leer en profundidad qué mensajes dejan. Lo importante es ubicar en sus propios límites el entretenimiento y no permitir que la técnica nos apabulle hasta hacernos perder el control de nuestro tiempo y manejo de nuestra libertad interior.

La mesa familiar y la alimentación de nuestros hijos.

Compartimos algunas orientaciones útiles a la hora de que nosotros también encontremos un momento de calma y satisfacción a la hora de alimentar el cuerpo y el corazón nuestro y de nuestros hijos durante las comidas diarias, desde que son bebés y cuando van creciendo.

Para alimentar al bebé:
Es un momento especial e íntimo entre la mamá y el bebé; es bueno reflexionar sobre las actitudes y los sentimientos que favorecen el encuentro madre-hijo.

- Aprovechar este tiempo para realizar otras actividades es no valorar este tiempo exclusivo que nos y le regalamos.
- Buscar una posición adecuada para serenarme y que beneficie el encuentro.

Leyendo con nuestros hijos.

¿Desde cuándo comenzar a leer?

Lo que leamos en la vida, incluso antes de ser padres, nos va preparando para la vida y también para la maravillosa tarea de educar.
Desde el vientre materno el niño percibe, siente, escucha… La paz que podemos encontrar en un rato de lectura, las rimas leídas o cantadas, serán de gran ayuda en el desarrollo pre-natal.
Y por supuesto, desde los 8 o 9 meses de vida, podemos empezar a compartir con nuestros hijos, cuentos con imágenes, sonidos, texturas, etc.

Algunos consejos a la hora de contar un cuento:

PARA PADRES: Lo positivo de pedir disculpas

Para que nuestros hijos aprendan a pedir disculpas, es necesario que vean nuestro ejemplo como adultos. A veces se piensa que pedir disculpas a los hijos o a otras personas es signo de debilidad o equivale a darle la razón al otro. Sin embargo, las disculpas bien pedidas son un contundente ejemplo de humildad y fortaleza que refuerzan nuestro prestigio y autoridad como educadores.

En algunas ocasiones, debemos distinguir entre la disculpa por "lo que hicimos" y la disculpa por el "cómo". Quizás dijimos o hicimos algo correcto pero fallamos en la forma (el momento, el tono, el trato o algún aspecto que puede haber herido al otro).

Otro error es pensar que si hicimos algún daño, pero sin mala intención, no debemos disculparnos. Todo daño debe ser reparado y la primera forma de reparación es una disculpa.

Cada día tenemos múltiples oportunidades de poner en práctica el aprender a disculparnos. Una familia en que cotidianamente se piden disculpas con naturalidad y sencillez tendrá:

- más posibilidades de tener un clima sereno y alegre
- más conciencia de los aspectos que se deben mejorar en el trato de cada uno
- un clima más apto y seguro para que todos comuniquen sus dificultades, frustraciones, fracasos y puedan encontrar apoyo.

¡Qué ejemplo imborrable tendrán nuestros hijos cuando nos ven disculparnos con ellos o con nuestra pareja, amigos o parientes!

Las disculpas bien pedidas son un contundente ejemplo de humildad y fortaleza que refuerzan nuestro prestigio y autoridad como educadores.

Leer con los hijos: inversión y ganancia

¿Qué ventajas tiene desarrollar el gusto por la lectura en nuestros hijos? ¿Por qué es importante leer con ellos? ¿Qué podemos hacer como padres? Aquí van algunas ideas para estimular a nuestros hijos en este hábito saludable

Los “Sí” de la familia lectora

-       El ejemplo de los padres es esencial para motivar y afianzar la lectura. Aumentará la motivación, reforzará la perseverancia y fortalecerá el hábito.

-       Hacer del momento de lectura un recuerdo inolvidable: la casa en calma, un lugar especial, un clima de afecto, un premio.

-       Permitir a los niños que no saben leer recrearse mirando ilustraciones. Leerles en voz alta, con pausas, suspenso y entusiasmo.

-       Permitir que el niño elija sus propias lecturas, dialogando para cuidarlo.

-       Visitar con los hijos librerías, bibliotecas y ferias. Que armen su biblioteca.

-       Aprender y valorar los beneficios de la lectura: desarrolla el vocabulario, la expresión oral y escrita, la ortografía y gramática.

Los “No” de la familia lectora

-       Nunca utilizar la lectura como castigo o amenaza: estaremos generando resistencia a ella. Intentar convencer con largos discursos sobre lo importante que es leer refuerza el rechazo.

-       Evitemos formular constantes correcciones e interrogaciones sobre la lectura. No hay que imponer gustos o preferencias.

-       Disponga horarios o días especiales. Será siempre preferible que su hijo lo vea dormirse junto a él y con un libro en las manos que frente al televisor.

La lectura compartida es una oportunidad de conocer su intimidad, ideales, gustos, inquietudes. Cuando el libro toca el alma del niño y se acomoda en su interior afectivo, él lo comparte con sus seres queridos. Son la llave para entrar en las fantasías y la magia de su universo infantil, lo que nos permitirá hacer renacer la creatividad

Formar hijos lectores es posible. Tal vez podamos si formulamos propósitos concretos e ideamos un plan simple, creativo, original, con sello familiar y sabor a hogar para alcanzarlos.

Los libros son la llave para entrar en las fantasías y la magia de su universo infantil, lo que nos permitirá hacer renacer la creatividad.

Basado en texto de prof. Alba Correa de Abad